Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 7 agosto 2012

Gómez Noya, en la órbita de Nadal, Gasol y Alonso

Enviar por email

Se lo merecía. Javier Gómez Noya no se podía ir del triatlón sin la medalla olímpica que consagra a los grandes, que viste de dorado el currículum de un deportista ejemplar. Un deportista que ha luchado contra la naturaleza, al que no le ha frenado el corazón y que ha labrado una carrera fantástica a base de cabeza y orgullo.

 

La medalla de plata es el fruto de su talento y de un trabajo impresionante. Todo tiene sentido tras colgarse ese metal. En 2012 decidió dar prioridad a Londres. Ha tenido la capital británica en su cabeza mañana, tarde y noche día tras día.

 

Decidió apostar por los Juegos y dejar de lado por un año las Series Mundiales. Lo fió todo a los Juegos, su preparación ha sido cincelada con un plan de entrenamiento perfecto. Su cuerpo ha llegado en plenitud y sólo un genial Alistair Brownlee pudo con él.

 

Javi es el mismo que hace cuatro años en Pekín. Allí le jugó una mala pasada el estómago y una mala racha de lesiones, pero su cuarta plaza fue una plaza espectacular para sus problemas. Cuatro años después no es mejor triatleta, es el mismo pero en plenitud de facultades y sólo porque existe uno de esos fenómenos que surgen cada muchos años como es Alistair no se ha colgado un oro

 

La actuación de Noya se enmarca en esa generación de oro del deporte español. De esos deportistas que nos han maravillado en la última década y que en Londres parecen haber desaparecido. Es uno de esos deportistas superlativos, que no se arredra en la gran competición sino que se crece ante las grandes citas. 

 

Noya está en la orbita de los Gasol, Alonso o Nadal. Es uno más entre la nómina de deportistas españoles ante los que se pone firme el mundo. Doble campeón mundial, europeo y medalla de plata olímpica. Javi Gómez Noya representa esa estirpe de deportistas españoles que un día decidieron dejar de hacerse las víctimas, de llorar porque sus rivales eran más altos y más fuertes y que decidió plantarse ante el mundo con confianza y autoestima. Un triatleta que ha ayudado a muchos deportistas españoles a ver el mundo sin miedo y sabiendo que en España podemos ser tan o más buenos que cualquiera. Un grande en la historia del deporte español. Como diría Nadal, "uno de los nuestros".

¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Coru
Fecha: Domingo, 19 agosto 2012 a las 09:21
Espectacular Javi; sin él no hubiera existido en Londres tensión alguna el la prueba. También me encantaría que se comentase algo sobre esa persona que en silencio realizó una labor en éste ciclo de preparación de 4 años silenciosa pero perfecta, me refiero al entrenador, esa persona que está ahí pero no sale. El es Omar González Sampedro. Hablen algo de él que se lo merece. GRACIAS

Diario del Triatlon • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress